viernes, 14 de enero de 2011

Echar a volar

Un rey recibió como obsequio, dos pequeños halcones, y los entregó al maestro de cetrería, para que los entrenara. Pasados unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía qué le sucedía: no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.
El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacer volar al ave. Encargó, entonces, la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.
Al día siguiente, a través de la ventana, el monarca pudo observar, que el ave aún continuaba inmóvil. Entonces, decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.
A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte: "Traedme al autor de ese milagro".
Su corte rápidamente le presentó a un campesino. El rey le preguntó:
-¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago?
Intimidado el campesino le dijo al rey:
- Fue fácil mi rey. Sólo corté la rama, y el halcón voló. Se dio cuenta que tenía alas y se echó a volar.
Moraleja: ¿A qué estás agarrado que te impide volar?¿De qué no te puedes soltar?

Anónimo

Yo "vole del nido" hace ya muchos años, tras tomar una de las decisiones que han podido marcar mi vida y tengo que confesar que no me arrepiento (hasta el momento) para nada y después he "echado a volar" en numerosas ocasiones y me ha pasado de todo. 
He tenido vuelos muy cortos pero intensos e irrepetibles, otros peligrosos o en "malas condiciones climatologicas" y sólo una vez casi "me estrello", pero remonté el vuelo aunque me dejó marcada para siempre, otros con un horizonte precioso que a veces era un espejismo, otros fueron y son (porque continuan) unos vuelos lentos pero constantes, como si planeara y a veces me dejara llevar por el viento, en los que da tiempo a disfrutar de "las vistas".
La verdad es que me paso los días "despegando" y "aterrizando", vamos que para mi, desde hace tiempo, las ramas estan si acaso para descansar entre "vuelo" y "vuelo" aunque de vez en cuando no puedo negar que alguna ramita me ha "tentado" y me ha costado dejarla atrás para descubrir nuevos horizontes.
Me gusta "viajar volando" y aunque en avión no voy yo muy agusto, "volando" por mi misma, me siento segura y sobre todo siento una sensación que me encanta sentir, que es la de sentirme libre aunque no tenga alas...

Yo misma

7 comentarios:

  1. Una historia preciosa y muy clarificador el simil.

    Posado en mi rama, e imaginando como se vería todo desde ahí arriba...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues no te lo pienses o imagines mucho más, ánimo y...¡a volar!

    ResponderEliminar
  3. Hay halcones que no hemos aprendido a volar solos; aún cortándome la rama me estrellaría en el suelo con ella.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Bueno...no pasa nada, para eso están las ramas, para sostenernos mientras aprendemos a volar, pero mirate bien, no sea que como dice la historia, sepas volar, pero no te has dado cuenta y el miedo a descubrirlo te atenace a la rama.
    Y si te caes, no pasa nada (todo es remediable menos la.....)y seguro que algo aprendes para la próxima vez que lo intentes.
    Asique ¡¡ale¡¡ a aprender a volar sin miedo o... ¿piensas quedarte en la rama toda la vida?

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  5. aunque aveces nos cueste emprender el vuelo debemos hacerlo porque si no lo hacemos nuestras alas seran inutiles y al paso de los años nos preguntaremos cuan alto habria llegado si solo me hubiese atrevido a surcar el cielo...

    ResponderEliminar
  6. Pues si, como "Juan Salvador Gaviota" hace en uno de mis libros favoritos, cuyo enlace puedes ver en el margen del blog
    Se lee en una horita y cada vez que lo vuelvo a leer descubro un matiz o una idea nueva y la verdad que me siento muy identificada con él aunque no tenga plumas ni sea un pajaro, ¡¡vuelo por la vida¡¡

    ResponderEliminar
  7. Experimenta, equivócate y aprende porque "el problema no es los riesgos que no estás tomando sino, las oportunidades que estás perdiendo".

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...